Si no lee lo que está firmando, le puede pasar esto que le pasó a una persona que consultó en el blog.

El 18 de noviembre de 2016, Darío, un usuario del servicio de consultas gratuitas, me realizó la siguiente consulta:

-          Buenas tardes doctor tengo una inquietud, el banco Colpatria me consultó mi historial crediticio en Datacrédito sin mi autorización. Creo q es algo grave pero no estoy seguro y que puedo hacer si es grave lo que hicieron?

Frente a esta consulta, yo respondí lo siguiente:

-          Darío, si usted no autorizó a Colpatria a que lo consulten en centrales de riesgo, entonces debe emitir una alerta a Datacrédito porque podría estar frente a un posible intento de fraude.

Y es obvio, porque desde la vigencia de la Ley 1266 de 2008, y demás decretos que la reglamentan, las personas deben darle autorización expresa a una entidad para que los consulte en centrales de riesgo.

En este punto, es importante tener en cuenta que esa autorización vale únicamente para que se le consulte por una sola vez, de tal suerte que cualquier otra consulta que se presente con posterioridad a dicha consulta será sancionada. Esto es supremamente importante en materia de procesos judiciales, ya que ningún banco tiene una fiscalía en sus oficias por el sólo hecho de contar con una autorización vieja del titular de la información.

En todo caso, el día de ayer el cliente me consulta nuevamente, en estos términos:

-          Buenos días doctor, hace un mes aproximadamente escribí buscando asesoría de que podía hacer ya que el banco Colpatria me consultó en Datacrédito y me recomendó que colocará una alerta por suplantación de identidad adicional a esto coloque una queja directo en el banco y en Superfinanciera, y comente que me estaban perjudicaron porque tenía pensado realizar un crédito para auto con otro banco y las consultas disminuían mi score (porque además me consultaron dos veces más después de mi primera queja, en total me consultaron 3 veces). El sábado pasado se comunicó conmigo alguien q se identificó como asesor de Colpatria y me dijo que le habían comentado que yo estaba interesado en un crédito para auto y que él me podía colaborar, fue hasta mi lugar de trabajo llenamos un formulario y quede en espera de la respuesta del supuesto crédito. Me sorprendí hace unos días al ver por correo electrónico la respuesta a la queja que había colocado en Colpatria hace más de un mes, la respuesta decía que me consultaron porque yo había solicitado una tarjeta Cencosud y como prueba adjuntaron una autorización con mi huella y firmada por mí. Esa autorización que firme lo hice el sábado pasado no el 15 de octubre como ellos dices. Devolviendo llamadas me di cuenta que el asesor que me tomo firma y huella trabaja para Cencosud no para Colpatria directamente como se identificó y que nunca me ingresaron un crédito para auto, lo que hicieron realmente fue engañarme para que firmara una autorización de consultarme en datacredito para poder obtener una prueba que mostrarle a la Superfinanciera. Doctor la verdad estoy muy indignado me siento burlado que puedo hacer en este problema si usted puede asesorarme y el caso de que necesite hacerles algo por vía legal puede usted hacerse cargo?

 

Cuando leí esa consulta, yo también quedé tan indignado como el cliente, dado que lo que él describe es una trampa muy común, pero frente a la cual no se puede hacer mucho, por lo que voy a explicar a continuación:

-          En este caso podría existir un claro caso de fraude procesal, pero el cliente no tiene cómo probarlo. Esto es apenas lógico. Para empezar, él no tiene cómo probar que firmó el documento cuando él dijo, por lo cual valdrá la fecha que aparezca en el mentado documento. Es triste, pero así es.

-          La única solución para él es reponer la decisión emitida por la Superfinanciera (que, les advierto, en estos casos SIEMPRE actuará como abogado de oficio de los bancos, ya que la Superintendencia Financiera de Colombia no es una entidad hecha para vigilar bancos, sino que parece más como la defensora de ellos ante sus víctimas). Esto debe hacerlo pronto, y dentro de los tres días siguientes al recibo de la comunicación. Para ello, debe argumentar que la autorización que firmó con Cencosud, así la haya firmado hace mil años, no autorizaba a Colpatria a consultarlo, dado que ambas autorizaciones tienen finalidades diferentes y son para entidades diferentes. Y además, cruzar los dedos para que la autorización firmada por él si tenga la fecha del día en que la firmó, y no la que el Banco le puso de manera deshonesta.

Pero las grandes lecciones que se extrae de estos hechos son las siguientes:

-          Queda comprobado que, si usted adelanta un proceso de protección de ley de habeas data debe de cuidarse de solicitar cualquier tipo de producto con la entidad que está demandando, ya que se corre el riesgo de que subsanen sus faltas por esa vía.

-          Debe leer todo lo que le firma a los bancos, y tomarles fotos. Si no lo dejan tomar fotos, entonces absténgase de seguir con el trámite del producto y exija que todo lo que firmó sea destruido en su presencia.

Compartido de la pagina http://munozmontoya.com